Salón del colegio Roig y Villalba clausurado por el riesgo de desplome del techo. Fotografía: María Fernanda Padilla Quevedo
Salón del colegio Roig y Villalba clausurado por el riesgo de desplome del techo. Fotografía: María Fernanda Padilla Quevedo
Fonseca La Guajira

Rectores acuerdan poner fin al paro y otras noticias importantes de la semana en Fonseca

Consonante
Consonante
Consonante es un laboratorio de periodismo que combate el silencio informativo en Colombia.

Además, hay preocupación entre los habitantes del municipio por el aumento del precio de la carne, la papa y el arroz. Lea más acá.

1. Rectores en paro acuerdan volver a clases 

Los rectores de ocho instituciones educativas del municipio acordaron regresar a clases el próximo lunes 25 de abril, después de anunciar que entrarían en paro indefinido el lunes de esta semana. El acuerdo se dio luego de una reunión entre la Asociación de Directivos de la Educación Guajira (Asodeg), que integra a los doce municipios no certificados del departamento, y la Gobernación de La Guajira en la que el gobernador Nemesio Roys se comprometió a contratar los servicios de aseo y seguridad para los colegios en respuesta a los reclamos que han hecho los directivos desde comienzos de año.

En la reunión, Roys anunció que se dividirán 3.488 millones de pesos en los Fondos de Servicios Educativos de cada institución para contratar el servicio de aseo y desinfección de las escuelas. Además, dijo que con recursos propios del departamento se pagará una empresa de vigilancia. Sin embargo, entre los directivos de las instituciones aún hay preocupación por el mal estado de la infraestructura de varios colegios. “Tenemos temor que antes que regresen a hacer las intervenciones, las edificaciones se hayan caído por completo”, dice Nelvis Peralta, coordinadora de la escuela Clotilde Poveda. A inicios de la semana, los rectores inclusive habían solicitado la suspensión del Programa de Alimentación Escolar (PAE) por la falta de espacios adecuados para preservar la comida. Con este nuevo cese de actividades, se completan tres meses de intermitencia en las clases en el municipio.

2. Continúa la preocupación por el aumento del precio de los alimentos

Fotografía: Haitin Herrera

Los precios de la carne, el arroz y la papa siguen subiendo. A pesar de la vocación ganadera y agrícola del municipio, en las tiendas y supermercados es evidente el aumento del costo de los alimentos de la canasta básica familiar. Un kilo de carne de res cuesta 30 mil pesos, mientras que antes rondaba los 14 mil pesos. De igual manera, un kilo de papa cuesta cuatro mil pesos mientras que, anteriormente, se conseguían tres libras por mil pesos. Y un kilo de arroz, un producto esencial en la cocina fonsequera, se consigue por 3.500 pesos, casi el doble que hace un año.

Ante el aumento de precios, muchos han tenido que reducir las porciones de comida en sus casas. “Yo me gano el salario mínimo y tengo que pagar la seguridad social. Antes me alcanzaba, pero ahora no. Me toca buscar plata prestada a mitad de mes y cuando el sueldo me llega, ya lo debo todo. Solo puedo comprar unas pocas cosas para la comida”, dice Sabrina Molina, madre de dos niños. Un situación similar vive Cileyda Moya, madre de cuatro menores de edad: “el mercado que hacía para 15 días me costaba 180 mil pesos, y hoy 400 mil pesos. No me alcanza para comprar lo mismo. Más la pesadilla de los servicios, esto es para volverse loco. No se puede desperdiciar nada a la hora de comer y si algo queda, hay que reciclar para rendir la próxima comida”.

Aunque el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) no ha dado a conocer la inflación de abril, en marzo aumentó uno por ciento e influyó en el acumulado del año que se ubicó en 8,53 por ciento. José Manuel Restrepo, ministro de Hacienda, aseguró que espera que la inflación ceda en mayo.

3. Cansados de esperar, habitantes de Conejo crean comité comunitario para mejorar el acueducto

Esta semana siete personas de las veredas de Conejo crearon un comité del agua para encontrar alternativas que les permitan mejorar el acueducto del corregimiento. Actualmente, el servicio de agua —del que se deberían beneficiar unos 2.800 habitantes— es intermitente pues apenas tiene una capacidad de 3.500 litros de aguaque llega hasta las casas a través de una manguera de dos pulgadas. “Yo llevo viviendo 47 años acá y no hay semana que no se vaya el agua. Hace dos años esto se puso feo y la Alcaldía le donó al pueblo tres tanques de diez mil litros, pero eso no da abasto”, dice Félix García, habitante del corregimiento.

La adecuación del acueducto de Conejo fue una de las promesas de campaña del alcalde Hamilton García Peñaranda, quien nació en este corregimiento. Sin embargo, ante la falta de acciones la cooperativa Coompazcol decidió tomar cartas en el asunto. El comité está integrado por tres excombatientes del AETCR Amaury Rodríguez de Pondores, dos mujeres de la vereda la Unión y dos de Conejo. “Es necesario que la comunidad se apropie de sus problemas y el tema del agua en Conejo es preocupante. Ahora está lloviendo y hay varios sectores sin agua. El pueblo está creciendo mucho y hay que pensar a futuro”, dice Rosa Guerra, una de las integrantes.

4. Beneficiarios de la urbanización Cristo Rey protestan por los incumplimientos de la Alcaldía

El secretario de Gobierno Luis Idarraga escucha las propuestas de los manifestantes durante la protesta. Fotografía: Aileen Díaz

El lunes 18 de abril, unas 60 familias víctimas del conflicto armado protestaron por  la incertidumbre acerca del futuro de la construcción de la urbanización Cristo Rey. Los beneficiarios, que están a la espera de la construcción y entrega de 175 viviendas de interés social, decidieron ocupar los terrenos para exigir una solución de fondo por parte de la administración de Hamilton García Peñaranda. Los secretarios de Planeación Deimer Torres y de Gobierno Luis Idarraga mediaron con los manifestantes y aseguraron que organizarían una reunión con Peñarada. Este sería el primer encuentro entre los beneficiarios sin casa y el mandatario luego de que se conociera que el Ministerio de Vivienda actualmente está solicitando la devolución de 991 millones de pesos por parte de la Alcaldía de Fonseca correspondientes a los subsidios de las viviendas que no se construyeron.

“Acordamos con el Secretario de Gobierno y Planeación que una comisión de ocho personas hablaríamos con el Alcalde, pero ellos iban a escoger la fecha y la hora. Hasta el momento no nos han dicho nada. Estamos esperando que nos muestre por escrito el avance que ellos tienen del proyecto y el soporte de que sí van a ir las casas”, dice Berna Jaraba, una de las beneficiarias de Cristo Rey. “Tenemos una propuesta para el Alcalde: que ponga a nombre de los beneficiarios cada lote. Nosotros buscaremos recursos por medio del programa Mi casa ya”, agrega.

Archivado en
Sin comentarios

Deja tu comentario

Utiliza un correo electrónico válido

Recibe nuestros contenidos. Es gratis.

Puedes cancelar en cualquier momento.
Quiero recibirlos
cross