Combatimos el silencio informativo en Colombia

Aumentan los precios de los alimentos en Condoto por los bloqueos

Consonante

Consonante

Se cumplen dos semanas desde que el gremio camionero bloqueó una de las dos carreteras que conectan el departamento del Chocó con el resto del país. En Condoto (Chocó) ven con preocupación el aumento de los precios y el desabastecimiento de algunos alimentos,  insumos médicos y combustible. 


Por qué es importante: la base de la economía de Condoto es la minería por lo que la mayoría de los productos (desde alimentos hasta tecnología) llega desde el interior del país. Los bloqueos han dejado en evidencia la dependencia de este municipio de lo que se produce en otros lugares del país, y llega hasta allí por tierra.


Qué está pasando: solo existen dos carreteras que comunican al Chocó con el centro del país (Chocó-Risaralda y Chocó-Antioquia), y actualmente, la vía Chocó- Risaralda está bloqueada. En la vía de Pereira-Quibdó sólo dejan pasar ambulancias, personal médico y carros fúnebres. Entonces:

  1. Algunos productos  de la canasta básica subieron de precio: el queso, la papa y las carnes aumentaron de precio. Beyffan Ayala, cabeza de familia, cuenta que “antes compraba una libra de queso a 6.000 y hoy está en 14.000. Ahora nos tenemos que adaptar y comprar con lo que alcanza”.

  2. No se consiguen insumos para el agro: según Ricardo Perea, agricultor de la subregión del San Juan, el problema se ve desde el inicio de la cadena de producción. Representantes de distintos gremios del sector han advertido que los costos de producción del sector agrícola a nivel nacional van en aumento.

  3. Escasea la gasolina: “Tras de que solo podemos ir por una sola vía, lo que implica más tiempo y gastos, está muy complejo conseguir gasolina” dice Edgar Gómez, transportador de la ruta Medellín-Quibdó. La semana pasada en Condoto hubo desabastecimiento total de combustible.

  4. Hay conflictos entre compradores y vendedores: “Los compradores dicen que los estamos estafando, pero no es así.” cuenta Edison Navarro, comerciante de la plaza de Istmina (municipio aledaño a Condoto). Se enfrentan a perder clientes por los altos costos o mantenerlos y no ganar nada.



El contexto: el Paro Nacional cumple 38 días. Se han registrado protestas, manifestaciones pacíficas y actos violentos en todo el país que han demostrado un profundo descontento social.

  • Según cifras oficiales hay al menos 42 muertos y más de 230 denuncias de abusos policiales. Se han registrado ataques a la fuerza pública, así como a edificios y otras propiedades. Además, se ha denunciado la desaparición de decenas de personas. Al 1 de junio todavía había 62 bloqueos en el país.



El debate: a pesar de que los bloqueos están contemplados dentro del derecho a la protesta en la Constitución del 91, muchas personas consideran que no son proporcionales, y están afectando los derechos de los terceros pues el 70% de la carga del país se mueve por carretera. Las voces a favor afirman que los bloqueos son una estrategia válida para intentar llamar la atención del Gobierno.

  • “Entendemos por qué protestan y esperamos que se solucionen las cosas, pero no es la forma. Nos complican más la vida”, afirma Roger Rodríguez, habitante de Condoto.
  • “No hay que ignorar que, si bien se están afectando a terceros, también es deber del gobierno negociar con los manifestantes según la Corte Constitucional. [Esto es] algo que no se ha visto mucho”, dice Juan Sebastián Hernández, investigador de la línea judicial de Dejusticia.



Lo que sigue: el desenlace de esta situación es incierto, tanto a nivel local como nacional. Pese a que los gremios ya están sentados en la mesa de negociación con el gobierno, no se ha llegado a ningún acuerdo definitivo y los bloqueos continúan. Desde el litoral del río San Juan piden abrir urgentemente un corredor humanitario.